Martín Lutero y la libertad, por Luis Xavier Grisanti

Martín Lutero y la libertad, por Luis Xavier Grisanti

Luis Xavier Grisanti.- Alemania celebra el V Centenario de las 95 tesis de Martín Lutero, colocadas en la puerta de la iglesia de Wittemberg, el 31 de octubre de 1517. El monje católico agustino, nacido en Eisleben (1483) e iniciador de la Reforma Protestante, tuvo una honda repercusión cultural que trascendió la religión, para convertirse en uno de los precursores de la modernidad occidental, junto con Descartes y Galileo.

Lutero cuestionó la venta de indulgencias por parte de la iglesia Católica. En su prodigiosa obra literaria y teológica (recogidas en 101 volúmenes), el hijo del propietario minero Hans y Margarethe Luder, se fue alejando de Roma al proclamar que la relación de los cristianos con Dios tenía un carácter directo y no necesitaba intermediarios. La penitencia y la probidad eran valores cristianos abandonados. Los pecados no pueden expiarse sin la confesión y el arrepentimiento ante Cristo.

Lutero tradujo el Nuevo Testamento al alemán, para lo cual no sólo se valió de una profunda erudición teológica, sino que lo hizo conforme al lenguaje llano del pueblo germano. Más tarde traduciría el Viejo Testamento judío. Hizo aportes significativos a la educación, al promover la instrucción popular y en especial a las niñas. La imprenta de Gutenberg permitió la unificación de la lengua alemana, y por ello se le considera uno de sus creadores.

Vea también: El modelo social noruego, por Luis Xavier Grisanti

Algunos historiadores contemporáneos han señalado a Lutero como el padre del ultranacionalismo alemán. Equipararlo con el nacionalsocialismo nazi es una exageración. El fraile sajón fue por encima de todo un clérigo que le dio sustento teológico al concepto moderno de la libertad individual, considerado hoy un derecho humano inalienable.

Cierto es que la Alemania de hoy, católica y protestante, se erige, por su economía social de mercado, por su federalismo vibrante, por su avanzado sistema de seguridad social, por su vigorosa industria privada y por sus libertades ciudadanas, en el líder indiscutible de Europa y puntal de las naciones democráticas del mundo. Y en ello Martín Lutero tuvo bastante que ver, más como sacerdote que como político. No se equivoca el filósofo español Emilio Castelar y Ripoll al considerar a Lutero como uno de los padres de la noción profundamente democrática de libertad universal.