Alimentación y Post Rentismo, por José Antonio Gil Yepes

Alimentación y Post Rentismo, por José Antonio Gil Yepes

José Antonio Gil Yepes.- Ya propusimos al Turismo como sector clave en el aprovechamiento de las oportunidades que presenta la reducción de la producción y de los ingresos petroleros para dejar de depender de la renta, la sobrevaluación, las importaciones y de las dádivas que los gobiernos han dado a todos los sectores para compensar las distorsiones económicas y políticas ocasionadas por el rentismo. Veámos hoy las cadenas agroalimentarias como otra respuesta clave.

Lo primero que necesitamos para desarrollarlas es recuperar la capacidad de consumo del venezolano. Esto significa reponer los equilibrios macroeconómicos que por décadas han sido saboteados por los déficit fiscales, la liquidez inorgánica, la sobrevaluación y los controles de nuestros gobiernos, sobretodo, desde el cambio de política petrolera en 1973; CAP II exceptuado.

Al recuperar los equilibrios macro y el consumo, se recuperará la inversión privada, la capacidad de producción, la adopción de tecnologías de punta y la productividad del sector.

Lea también: Turismo y Post Rentismo, por José Antonio Gil Yepes

El fortalecimiento del sector se consolidará con una creciente integración de la cadena productivade cada alimento. Mundialmente, los productos más competitivos se caracterizan por la integración vertical y horizontal (sectores conexos) a nivel nacional, regional y hasta local de los eslabones de cada cadena para crear sinergía entre ellos.

Estos retos culminan con la exportación de alimentos procesados y empacados para su venta al detal. Aquí reiteramos la necesidad de recuperar los equilibrios monetarios y cambiarios. Para lo cual es preferible dolarizar formalmente la economía en vez de seguir sufriendo el disparate populista de la sobrevaluación, dirigida por los gobiernos arriba mencionados a promover las importaciones, el desempleo y a evitar la producción nacional para que los industriales y trabajadores no crezcan en poder político. Para exportar, también es necesario re educara la Guardia Nacional y al Seniat para que faciliten, en vez de entorpecer, las exportaciones no petroleras.

Queda a los empresarios aliarse con los trabajadores y consumidores para promover e impulsar estas políticas.