Ecarri Bolívar: Una clase magistral que conecta a la Asamblea Nacional con Venezuela entera

Ecarri Bolívar: Una clase magistral que conecta a la Asamblea Nacional con Venezuela entera

La intervención del compañero Secretario General del partido del pueblo y Presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, marca un hito en la historia parlamentaria venezolana, porque dictó cátedra jurídica y, al hacerlo, rescató la majestad del poder legislativo que estaba por los suelos después de 17 años de oprobio.
La Asamblea Nacional no podía continuar siendo un poder supedáneo del Ejecutivo y un simple mandadero de los caprichos del jefe de Estado llámese Chávez o Maduro. Estos convirtieron al más importante y representativo poder popular (por estar representado allí todo el espectro político nacional) en una bazofia al servicio de un plan hegemónico que fue derrotado el 6D y que Maduro y su ínfima corte de desadaptados no puede pretender rescatar con gritos desde la AN o sentencias chimbas dictadas por magistrados complacientes y desprestigiados por el anterior poder legislativo espúreo que ya había sido derrotado en las urnas electorales por el digno y soberano pueblo de Venezuela.
Ayer la alternativa democrática, con el proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, le lanzó el último salvavidas a un gobierno moribundo y solo recibe como respuesta histéricos gritos destemplados del anterior y acabado ex Presidente de la AN y de una cadena de radio y tv pagada con dinero de todos nosotros, por parte del gobiernito de Nicolás Maduro. En consecuencia, al no querer rectificar el gobierno, la alternativa democrática va a introducir, por ante la Asamblea Nacional, en los próximos días una enmienda constitucional que recorte el período presidencial, el del TSJ y hasta del mismo poder legislativo que aún cuando es el único legitimado por el soberano, nos llevaría a una megaelección que permita comenzar el arduo pero irreversible camino de la reconstrucción de Venezuela destruida por esa horda que en mala hora acampó en Miraflores desde 1999. Ya basta! Ni AD ni la MUD vamos a tolerar que una pírrica minoría, representada en el madurismo, siga acabando con Venezuela. Vamos a salir de ellos como más les va a doler: sin violencia, en paz, civilizada, constitucional y electoralmente. Aunque se merezcan otro destino, por Venezuela le tendemos de nuevo un puente de plata para que se vayan con dignidad aunque carezcan de ella.
Antonio Ecarri Bolívar
Vicepresidente Nacional de Acción Democrática