Casa Úslar rinde homenaje a Julio Cortázar

Casa Úslar rinde homenaje a Julio Cortázar

En conmemoración a los 101 años de nacimiento del escritor, traductor y activista político argentino Julio Cortázar, la Casa Úslar le brinda respeto y admiración al ser uno de los más importantes intelectuales latinoamericanos que influyeron y cambiaron la modalidad de escribir e interpretar la vida por medio de la lectura surrealista.

“¡Música! Melancólico alimento para los que vivimos de amor”.

Nacido el 26 de agosto de 1914 en Bélgica, el pequeño Julio transitaba en medio de la diplomacia y turismo, pues su padre era el embajador de Argentina en aquel país. Después de algunos años vuelven a trasladarse a la mencionada nación y es allí donde culmina gran parte de su infancia, que para el  autor fue “brumosa” ya que tendía a enfermarse continuamente quedándose en cama por días, acción que conllevo a su madre en seleccionar libros que el chico podía leer mientras se recuperaba, considerándola como precursora del futuro gran escritor.

“Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte. Como el guante izquierdo enamorado de la mano derecha”.

Cortázar recibe el titulo como profesor en letras en la  Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta, a sus 21 años de edad. Para ese periodo se traslada al interior del país, la ciudad San Carlos de Bolívar a trabajar como profesor. Se muda luego a la ciudad de Chivilcoy y es allí donde comienza a participar en grupos intelectuales, a petición del cineasta Ignacio Tankel, desarrolló el guión de la película La sombra del pasado.

“El hombre es el animal que pregunta. El día en que verdaderamente sepamos preguntar, habrá diálogo. Por ahora las preguntas nos alejan vertiginosamente de las respuestas”.

Para el año 1963 publica el libro que lo llevaría al reconocimiento en el mundo de la narrativa hispanoamericana Rayuela. Cuya modalidad utilizada fue la introspectiva, el discurso interior,  describe la vida de un hombre intelectual llamado: Horacio Oliveira, quien comparte una vida sentimental con una mujer uruguaya de nombre Lucía, representando la pasión. Estas escenas se desarrollan en la ciudad de Paris sucesivamente en Argentina.

Entre las obras más resaltante del escritor resaltan:

  • 1938.- Presencia
  • 1945.- La otra orilla
  • 1951.- Bestiario
  • 1956.- Final del juego
  • 1959.- Las armas secretas
  • 1960.- Los premios
  • 1962.- Historias de cronopios y famas
  • 1966.- Todos los fuegos el fuego
  • 1968.- 62, modelo para armar
  • 1963.- Rayuela
  • 1967.- La vuelta al día en ochenta mundos
  • 1968.- Último round
  • 1971.- Pameos y meopas

Y muchos más. Esto demuestra el legado que ha dejado uno de los más talentosos intelectuales que han pasado en el último siglo por el continente, quien enriqueció y revolucionó  la manera de contar historias, cautivado por las grandes mezclas de sus raíces, de las distintas culturas que convergen en una región llamada el nuevo mundo.