Un museo en tu colegio: una experiencia de aprendizaje en Historia del Arte con realidad aumentada

Un museo en tu colegio: una experiencia de aprendizaje en Historia del Arte con realidad aumentada

Mario Corrales Serrano.- ¿Te imaginas poder convertir los pasillos de tu centro de estudios en un museo interactivo? ¿Cómo sería que tus alumnos de Historia del Arte pudieran enseñarte lo que conocen sobre el Partenón, la Catedral de Santiago, Las Meninas o Gernika? Sin duda, sería una excelente forma de devolver al Arte la importancia que debe tener en esta etapa. Un análisis de los datos de la elección de cada estudiante sobre la modalidad de estudios en nivel secundaria, nos muestra un preocupante deterioro del estado de las Humanidades y las Ciencias Sociales. Investigadores del prestigio de Martha Nussbaum califican este deterioro como “la crisis silenciosa de las Humanidades”.

Algunos estudios llevados a cabo por nuestro grupo de investigación en educación secundaria y universitaria indican que el desequilibrio existente entre el número de alumnos que se siente atraído por las Ciencias experimentales y por las Humanidades se debe, entre otros factores, a la utilidad y la aplicación práctica que se relaciona habitualmente más con las Ciencias experimentales que con las Humanidades.

Para intentar mostrar la utilidad y aplicación práctica de los saberes humanísticos hemos llevado a cabo un experimento: transformamos los pasillos de nuestro centro de estudios en un museo de arte. La primera etapa de esta experiencia se desarrolló en el aula de Historia del Arte de 2º de Bachillerato, y la segunda parte se llevó a cabo a finales del ciclo escolar, durante la Semana Cultural de nuestro centro de estudios. Los pasos que hemos seguido en el desarrollo de la actividad son los siguientes:

  • En clase de Historia del Arte seleccionamos 10 obras de arte que más nos gustan que pertenecen al currículo: (El Partenón, el Teatro Romano de Mérida, la Catedral de Santiago de Compostela, La Catedral de Notre Dame, el Matrimonio Arnolfini, el David de Miguel Ángel, la Capilla Sixtina, Las Meninas, Guernika y Cielo estrellado de Van Gogh).
  • Cada obra es asignada a un alumno, quien se encarga de elaborar un comentario sobre las obras, siguiendo el modelo de la EBAU.
  • Los comentarios fueron expuestos en clase, y esta exposición se convirtió en un vídeo de 3 minutos, en el que cada alumno iba explicando lo más importante de la obra de arte correspondiente. Esta actividad didáctica nos ha servido para integrar los recursos TIC en el aula, ya que han sido los propios alumnos los que han confeccionado los vídeos, les han dado formato y los han subido al blog del Museo del Centro.
  • A cada uno de los vídeos se les asignó un código QR para poder acceder a ellos desde un dispositivo móvil.
  • Con motivo de la semana cultural, el pasillo de Bachillerato se transformó en un museo interactivo: las paredes fueron decoradas con láminas en las que estaban representadas las 10 obras, y a su vez, cada lámina tenia su código QR correspondiente, enlazando con el vídeo que el alumnado de 2º de Bachillerato elaboró en clase. Se invitó al alumnado de los cursos de la Enseñanza Secundaria que visitarán el museo, incidiendo de una manera especial en aquellas obras de arte que han ido conociendo a través de la asignatura de Historia, en el periodo correspondiente de la historia que han estudiado. Tuvimos una gran audiencia con un 78% de alumnos visitantes. Para favorecer el encuentro del alumno con la exposición, se les sugirió que acudieran con sus dispositivos móviles, pero sin informarles del contenido de los códigos QR. Al principio no todos se mostraron receptivos para visitar una exposición de arte, pero la visualización de los vídeos convirtió la actividad en todo un éxito.
  • La valoración de la actividad por parte del alumnado visitante se llevó a cabo con un cuestionario, y la retroalimentación ha sido buena o muy buena en el 83% de los casos, si bien es cierto que se proponen algunas mejoras, como ampliar la información de los vídeos con algunos datos de localización actual de la obra o la incorporación de música de la época de la obra.

Esta sencilla experiencia tiene como finalidad complementar la visión del alumnado de Bachillerato, mostrando la utilidad y la aplicación práctica de las materias de nuestra área, y a su vez, sensibilizar con la materia de Arte a otros alumnos no tienen oportunidad de estudiar directamente la Historia del Arte en el currículo de sus asignaturas.

Desde esta humilde experiencia, invito a los profesores de Humanidades, Ciencias Sociales y de otras disciplinas a llevar a cabo experiencias prácticas, integrando recursos TIC en el aula, para favorecer las posibilidades del alumnado de conocer sus materias de manera útil y práctica. Nos parece que es un buen medio para contrarrestar esa visión poco excesivamente teórica que el alumnado de esta etapa tiene sobre las materias del área.