Cómo introducir los lenguajes de programación en la escuela

Cómo introducir los lenguajes de programación en la escuela

La programación ha llegado a las aulas, pero su tratamiento es diferente según la etapa educativa de los estudiantes. ¿Qué lenguajes de programación son más adecuados en Educación Infantil? ¿Qué se fomenta con ellos? ¿Cómo pueden los docentes introducir programación en Infantil?


Regina de Miguel.- Como disciplina académica, la presencia de la programación en los colegios ha ido creciendo de manera exponencial y cada vez son más los centros que desarrollan sus experiencias. Dentro de este contexto, su enseñanza debe iniciarse a edades tempranas (nivel de Infantil) dado los beneficios que les aporta y cómo estos influyen en el desarrollo de sus destrezas y habilidades.

Que niños tan pequeños entren en contacto con los lenguajes de programación “exige que la tecnología se adecue extraordinariamente al alumnado y no al revés”, señala Francisco Vico, catedrático de la Universidad de Málaga y docente de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de esta ciudad. En su opinión, no basta con proveer a las aulas de ordenadores, tabletas y programas online porque a largo plazo el resultado será el opuesto y los estudiantes percibirán que programar es una tarea compleja y frustrante. “Es necesario crear un contexto propicio, seleccionar un lenguaje y entorno de programación adecuados, y disponer de unos contenidos en forma de tareas a resolver o desafíos a los que enfrentarse escalados en dificultad, sin grandes saltos”, añade.

Esta iniciación, por tanto, debe producirse de manera natural y lúdica a través de un conjunto de herramientas y materiales que ayuden a desarrollar el currículo de Infantil. “Su inclusión ha de considerarse desde una perspectiva transversal, de modo que llegue a convertirse en un elemento más y con un carácter normalizado y globalizado como el resto de actividades habituales del aula”, opinan Balbino de Oro (docente en el CEIP San Fernando de Aranjuex (Madrid) y Araceli Martín profesora interina.

Primeros pasos con Scratch y Code.org

A la hora de introducir conocimientos de programación en un aula de Infantil hay que tener en cuenta una serie de pautas y recomendaciones. Los lenguajes de programación visual, o por bloques, suelen ser los más recomendados para estos escolares. Es el caso de Code.org y ScratchJr, que enseñan lógica computacional. Ambos son gratuitos y visualmente les resultan atractivos e intuitivos a la hora, por ejemplo, de programar las acciones de distintos personajes para crear una historia o resolver una serie de problemas a través de una secuencia narrativa sencilla.

Vico, no obstante, llama a la precaución y recuerda cómo algunos estudios han demostrado que los lenguajes basados en bloques inducen a malos hábitos porque los chavales se acostumbran a prácticas que podrían dificultar el aprendizaje de otros lenguajes en el futuro. “Se ha llegado, incluso, a afirmar que los programas en Scratch se construyen más por ensayo y error, que mediante razonamiento”, sentencia. En el instante en que vayan dominando esta clase de lenguajes, el siguiente paso sería empezar con aquéllos basados en texto como Python (pero siempre y cuando exista un dominio del proceso de lectoescritura).

Programando con robots

Las actividades de programación en un aula de Infantil son diversas: los niños pueden trabajar con juegos de mesa, ordenadores o robots. Este es el caso del Colegio Compañía de María(Valladolid) porque “no existe un proyecto de robótica en el que no haya que programar algo y, además, tiene el factor de que es muy tangible” apunta Natalia Benito, jefa de estudios en Infantil y Primaria.

Este centro emplea (entre otros modelos) un secuenciador con siete teclas llamado Bee-Bot que les permite enseñar direcciones y movimientos a partir de sencillos retos lo que, por otro lado, ayuda al desarrollo de la inteligencia viso-espacial. Además, van guiándose a través de tableros elaborado o circuitos relacionados con los proyectos que se trabajan. Como explica Benito: “Los distintos tableros se pueden relacionar con las Matemáticas, la Lectoescritura o el Conocimiento del Entorno y el Medio. Con imaginación, creatividad y un poco de ingenio la programación y la robótica se pueden relacionar y emplear en múltiples ocasiones”.

Cubetto es otro de los robots que usan. En su interior posee una placa de Arduino y cuenta con un panel de madera para encajar fichas y generar una secuencia de programa. Por su parte, los docentes Balbino de Oro y Araceli Martín sugieren que cuando se hable de programación y robótica las actividades a proponer “han de ser abiertas y permitir que haya más de una alternativa para su resolución. También han de favorecer el debate, la argumentación, la especulación, la formulación de hipótesis y la experimentación, siempre con un fuerte componente lúdico”.

Recomendaciones

Teniendo en cuenta que la programación debe mostrarse como un juego para que los alumnos participen y no pierdan el interés, y que en este nivel educativo el sentido del tacto es primordial, las actividades deben basarse en la manipulación. Mientras, el error debe ser visto como una oportunidad de aprendizaje y hay que fomentar su sensación de libertad a la hora de que inventen y descubran. “Debemos aprovechar la programación como una herramienta transversal e incluirla en los diferentes proyectos que tengamos en el aula, no trabajarla de manera aislada. Pueden aprender inglés mientras programan” manifiesta Benito (Colegio Compañía de María).

Dentro de las dinámicas desarrolladas en un aula de Infantil, los docentes pueden aprovechar diferentes momentos para introducir la programación. La asamblea es uno de ellos porque en ella puede explicar, por ejemplo, para qué sirven los elementos gráficos de la aplicación que utilizarán para programar. A partir de aquí, se pueden plantear pequeños retos que los alumnos resuelven programando una secuencia de acciones. “Cuando el grado de los estudiantes lo permita incorporaremos los dispositivos desde los que programar a la dinámica del trabajo por rincones” indican Balbino y Araceli.

Habilidades y aptitudes

Desarrollo de la creatividad, trabajo en equipo, apuesta por la colaboración y la cooperación, aprendizaje por ensayo y error, una mayor autoestima y satisfacción a nivel personal… Estas son algunas de las habilidades y aptitudes que la programación ayuda a desarrollar y que según avanzamos cobrará una importancia aún mayor.

Hubo un tiempo en que la mayor parte de la población no sabía leer ni escribir. Para erradicar este nuevo tipo de analfabetismo en el mundo tecnológico que estamos creando, debemos facilitar el aprendizaje de los lenguajes de programación desde edades tempranas. La curiosidad infantil hará el resto”, concluye Vico.