Los 7.676.894, por Alexis Aponte

Los 7.676.894, por Alexis Aponte

Alexis Aponte.- Las expectativas son un pensamiento o una creencia sobre algo que deseamos que suceda.

Si esas expectativas están asentadas en nuestra mente o conciencia, se convierten en una creencia. Si solo es una idea sobre un evento cuyos resultados esperamos que suceda es un pensamiento.  Unas expectativas muy por encima de lo que realmente se  podría alcanzar, crea decepción y ésta frustración. 

En el arte de la política y en consecuencia su ejercicio, está plagado de decepción, frustración y tristezas, causada por las derrotas, lo cual es normal en ese trajinar complejo. Cada  postulación, elección, votación en torno a una propuesta, declaración o posición en torno a un hecho político concreto, conlleva el triunfo o la derrota. Es una dualidad inexorable y en algún momento tienes que pasar o verte de frente con la cara de la derrota.

El domingo 16 de julio de 2017, Venezuela realizó un acto de desobediencia civil, como pocos se han hecho en el mundo, probablemente el único.  Los demócratas llamaron a una consulta popular con el objetivo rechazar la convocatoria a una “constituyente gubernamental”. Les confieso que era escéptico en tal convocatoria, no solamente en su realización sino también en sus consecuencias. ¡Pero, bueno es equivocarse! El devenir de los días después de su anuncio, las declaraciones del gobierno, su arremetida política verbal, la represión, descalificación política y jurídica, indicaron que la decisión no era mala, por el contrario retaba al gobierno, en lo que era su fuerte: la consulta popular.

Ese porte democrático permitió lograr varios objetivos políticos:

  • Fue un acto de desobediencia civil a nivel nacional e internacional.
  • Los 2.000 puntos soberanos se convirtieron en igual cantidad de concentraciones masivas.
  • Le enrostró en la cara al CNE, su decisión de no hacer el revocatorio el año pasado, dizque porque no había tiempo.
  • Demostró que la sociedad civil sin mucho tiempo, sin dinero, sin maquinaria dedicada a tal menester, lo hizo de manera impecable.
  • La solidaridad de la sociedad civil una vez más salió a flote en todo lo referente a logística de apoyo.
  • Con la cantidad lograda de 7.676.894 de consultas positivas y si en Venezuela  existieran instituciones independientes  y autónomasen este momento el presidente estuviera revocado.
  • Los 7.6 millones de afirmación democrática  representan el 45% de un registro electoral aproximado de unos 17 millones de electores. Si estuviéramos en una elección común, y con una abstención promedio de un 25%, esos 7,6 millones representan el 61%. Una mayoría abrumadora.
  • No es necesario el Plan República, herencia que tenemos de la época de los 60s por la amenaza guerrillera.
  • Seguro estamos, si en lugar de los 2000 Puntos Soberanos y las 14.000 (31%)   mesas instaladas, se hubieran instalados las 45.000que normalmente son activadas en los actos electorales organizados por el CNE  se hubiera podido superar con facilidad los 8 millones. Además hubo zonas rurales que no fueron cubiertas y por lo tanto se quedaron sin expresarse.
  • Se logró motivar e incorporar a todos esos venezolanos legionarios que viven en el exterior y que comparten ese sentimiento de nación.
  • La sociedad civil desobedeció  al CNE, TSJ, a los leguleyos que clamaban para que el TSJ u otras instancias declararan írrita dicha convocatoria.
  • A nivel internacional Venezuela demostró su determinación de reconstruir la democracia con las armas de la Constitución, la Fe y la fuerza de querer ser libres, tener comida y medicinas, y vivir en paz.

_mg_0035

La sociedad civil ha hecho su trabajo, le corresponde ahora a quienes coordinan y dirigen estas luchas una tarea compleja e importante. Las decisiones duras deben tomarse en los próximos días:

Mantener la unidad de todos los factores e individualidades que conforman a los demócratas.

Insistir en la protesta democrática ajustada a la Constitución vigente.

Ampliar el  círculo de aliados, esto es chavistas críticos y factores disidentes del gobierno.

Tender puentes con las Fuerzas Armadas, ya que ellas tienen un factor protagónico en la solución de la crisis.

Presentar un plan de gobierno coherente, factible y realista de cara al país.

El 16 de julio la constancia nos brindó un triunfo. A pesar de la represión, el miedo y el acoso. Tenemos que sentirnos orgullosos, hemos hecho algo que ningún país ha realizado. El país se plantó y ejerció su derecho soberano de decidir. El juego de ayer se ganó, pero hoy es otro juego y mañana será otro diferente, y tenemos que ganarlos todos. Hay que derrotar el pesimismo, el inmediatismo y las fantasías. Esta es una lucha compleja y dura y la sociedad civil va avanzando.